Si te gusta viajar y conocer nuevas ciudades, esta es la opción ideal para ti.

El stopover (escala larga, en inglés) es un descanso durante el trayecto de un viaje en avión de ida y vuelta que dura más de 24 horas.

Este receso entre vuelos, permite que el viajero permanezca uno o más días en la ciudad en la que se encuentra el centro de conexiones de la aerolínea en la que viaja. De esta manera tiene la posibilidad de conocer dos destinos por el costo de uno.

Según la BBC, la opción de stopover es una alternativa que ofrecen las aerolíneas desde hace décadas. Sin embargo, en los últimos años la posibilidad de viajar a dos destinos por el precio de uno, ha incrementado su oferta convirtiéndose en un fenómeno en la experiencia turística.

El modelo stopover además de que representa una buena oportunidad para quien viaja, también representa mayores ingresos para la aerolínea y, por supuesto beneficia al turismo de los países donde se arriba.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Gracias a esta propuesta, los viajeros pueden conocer una ciudad que no estaba en sus planes por un bajo costo en el pasaje; ya que los boletos de avión por separado representan un mayor costo.

No obstante, pese que es atractiva la posibilidad de agregar una ciudad más a las vacaciones por el mismo precio del  boleto, los pasajeros podrían gastar más de lo inicialmente contemplado. El costo del hospedaje y de los alimentos podría variar según la ciudad. Por ejemplo, Reykjavik (la capital islandesa) es uno de los lugares donde estos servicios pueden ser extremadamente caros.