La deuda total de Petróleos Mexicanos (Pemex) ascendió a 2 billones 5 mil 800 millones de pesos al cierre del 2017, de la cual 87 por ciento fue contratada en dólares y por la que la empresa erogó poco más de 101 mil millones de pesos para el pago de intereses.

No obstante, Pemex presumió que finalmente el año pasado logró frenar y estabilizar el acelerado crecimiento de la deuda de la empresa productiva del Estado en los últimos cuatro años, ya que respecto al año 2016 esta se elevó 50 mil 400 millones de pesos.

Las cifras están contenidas en el Informe Semestral sobre el Uso del Endeudamiento de Pemex y sus Empresas Productivas Subsidiarias, correspondiente al segundo semestre de 2017.

De acuerdo con el Plan de Negocios 2017-202, el año pasado se logró bajar la tasa de crecimiento que se había dado en los pasados cuatro años.

De 2015 a 2016, la deuda de Pemex aumentó casi 500 mil millones de pesos, al pasar de un billón 474 mil 900 millones de pesos a un billón 955 mil 400 millones de pesos. La deuda tuvo un incremento similar desde 2013, cuando fue 831 mil 400 millones de pesos y se elevó a un billón 129 mil 600 en el 2014, año de la reforma energética.

Cabe destacar que 84 por ciento de la deuda está contratada a tasa fija con el fin de mitigar escenarios de volatilidad y, que 87 por ciento de la deuda es en dólares o está convertida a esa moneda mediante instrumentos financieros derivados para favorecer la estructura de flujos u cubrir el riesgo cambiario.

El informe precisa que en el segundo semestre del 2017, Pemex ejerció 86 mil 100 millones de pesos en inversión física. Los recursos se destinaron principalmente al financiamiento de proyectos de exploración y producción.

Share This