En ocasiones, las bromas que recibimos en el trabajo superan un límite sano, se convierten en un problema real y preocupante al convertirse en bullying.

Hay muchas formas del bullying: desde los jefes que corren a sus empleados injustamente por correo electrónico hasta los gerentes en las líneas de ensamble que toman decisiones sin seguir los procedimientos adecuados (de acuerdo con la National Bullying Helpline de Reino Unido, o NBH).

Aunque la mayoría de la gente considera que el bullying en el trabajo se limita a lo verbal, esto no quiere decir que no haya casos de abuso físico.

“Sabemos de casos en los que se dan abusos físicos”, dijo a HuffPost UK Christine Pratt, fundadora de la NBH.

“El jefe de una fábrica recientemente golpeó a un miembro de su equipo porque temía que su empleado ‘soltara la sopa’ respecto de sus prácticas operativas”.

A propósito de la semana Anti-Bullying, que se realizó hace unos días, hablamos con un grupo de expertos laborales sobre cómo detectar casos de acoso laboral y cómo enfrentarlos.

El bullying puede hacer mucho daño al personal y crear un ambiente tóxico en el trabajo.Frances O’Grady, Secretario General del TUC.

¿Qué es el bullying laboral?

El bullying laboral es “un comportamiento ofensivo, intimidante, malicioso, insultante o humillante, así como el abuso del poder o autoridad con el que se pretende sobajar a un individuo o grupo de empleados, lo cual podría provocarles algún nivel de estrés”, define el Congreso del Sindicato de Oficios de Reino Unido (TUC).

Los expertos afirman que, si tu salud sufre como resultado del bullying, o si has sido testigo de abuso laboral, tienes la responsabilidad de reportarlo a tus patrones.

Algunas veces, el bullying puede detonar estrés y enfermedades.

Las víctimas del bullying podrían experimentar ansiedad, dolores de cabeza, náuseas, úlceras, insomnio, salpullido, enfermedad intestinal, hipertensión, pérdida de la confianza y, en algunos casos extremos, pensamientos suicidas.

Los patrones están obligados por ley a garantizar la salud, la seguridad y el bienestar de sus empleados. Si la acusación de una víctima no es escuchada, los patrones y los culpables de bullying podrían pagar multas, compensaciones y, en algunos casos, pisar la cárcel.

El bullying puede llevarse a cabo en persona, por carta, por correo o por teléfono.

El bullying incluye:

  • * Críticas al personal competitivo, relegando sus responsabilidades o pidiendo que lleven a cabo labores sin importancia;
  • * Gritarle al personal;
  • * Esparcir rumores maliciosos en contra de compañeros del trabajo;
  • * Ofender al personal enfrente de sus compañeros, o sobajarlo en privado.
  • * Bloquear ascensos;
  • * Ignorar frecuente y deliberadamente o excluir a los empleados de actividades laborales;
  • * Planear el fracaso de una persona al sobrecargarla de trabajo o imponerle plazos imposibles de cumplir;
  • * Atacar constantemente a un miembro del equipo con base a su posición profesional o personal y
  • * Tomar “de puerquito” a algún empleado.

Un sondeo del TUC reveló que casi un tercio de los empleados estadounidenses ha sido víctima de bullying en el trabajo.

Las mujeres son quienes más lo padecen.

Las edades de quienes sufren bullying en el trabajo va de los 40 a los 59 años, con 34% de los casos.

Lo que es todavía más escandaloso es que casi tres cuartas partes (72%) de los casos de bullying los llevan a cabo los jefes.

Si crees que te están haciendo bullying, lo más probable es que así sea.Christine Pratt, fundadora de la National Bullying Helpline.

Qué puedes hacer si te hacen bullying en el trabajo

¿Eres objeto de bullying en el trabajo? Lo primero que debes hacer es intentar resolver el problema de manera informal: deberías explicar con calma la situación y decirle a la persona que te molesta cómo te hace sentir, sugieren expertos, como la organización Mind.

El TUC ha publicado guías oficiales de qué hacer si sientes que te hacen bullying en el trabajo, o si estás seguro.

Las sugerencias son:

  • * Habla con alguien para tener su apoyo;
  • * Lleva una bitácora del abuso que incluya horas, datos y circunstancias;

Tu diario es evidencia a fin de cuentas y ayudará a que tu patrón pueda investigarlo todo.Christine Pratt, de la NBH.

  • * Si puedes, dile al acosador que encuentras su comportamiento inaceptable y pídele que pare;
  • * Informa a tu jefe (o alguien más superior) y muéstrale tus pruebas;
  • * Ingresa a un sindicato para que tengas mayor protección laboral;
  • * Siempre lleva a un representante sindical o a un compañero a las juntas que tengas en relación con tu queja.

Si tu patrón es incapaz de resolver el bullying laboral, puedes realizar una queja formal siguiendo los protocolos de la empresa. Si eso no funciona y te siguen atacando, puedes elevar el caso a las juntas de arbitraje laboral.

“Los patrones deben hacer todo lo que pueden para ayudar a las víctimas que denuncian. Esto significa tener políticas de cero tolerancia y asegurar a los empleados que no deben sufrir en silencio”, le dijo el Secretario General del TUC, Frances O’Grady, al HuffPost UK.

“El bullying puede hacer mucho daño al personal y crear un ambiente tóxico en el trabajo. Cualquiera que se sienta preocupado debe acercarse a su sindicato o unirse a uno para que su voz sea escuchada y que sus intereses se puedan representar”, finalizó.

Vía: Dinero en Imagen