Guardar el dinero fuera de México no es ilegal, declaró el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade, luego de que se revelaran los primeros resultados de la investigación “paradise papers” (“Papeles del Paraíso”), que desglosa la actividad de diversos corporativos y personalidades alrededor del mundo, incluidos al menos 62 mexicanos. No obstante, indicó que se caería en una ilegalidad si no se reportan dichos recursos.

Detalló que una de las obligaciones más importantes que tiene un mexicano es contribuir al gasto público y, en contrapartida, “a nadie podemos pedirle un peso más de lo que está obligado a pagar, pero a nadie debemos de tolerarle que pague un peso menos”, dijo a una estación de radio. Agregó que el caso es una oportunidad para revisar que si hay connacionales que incumplieron con esta obligación “tienen que enfrentar las consecuencias”.

Los empresarios Carlos Slim y Alberto Baillères González, Alejandro Gertz Manero, ex secretario de Seguridad Pública, y Joaquín Gamboa Pascoe, quien fuera líder de la CTM, son algunos  mexicanos que se incluyen en la investigación difundida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Por su parte, el jefe del Servicio de Administración Tributaria, Osvaldo Santín Quiroz, informó que se revisará la información para identificar a los incumplidos con sus obligaciones fiscales.

El secretario de Hacienda detalló que la obligación consiste en reportar las ganancias obtenidas fuera del país, y que revisarán si los mexicanos nombrados en los ‘papeles del paraíso’ la incumplieron. SUN/L.Cortés

“Paradise papers”  devela tácticas al borde de la legalidad

A poco más de un año de los Panama papers (“Papeles de Panamá”), el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) ha sacado a la luz un nuevo proyecto, paradise papers (“papeles del paraíso”), que exhibe a grandes empresas, millonarios personajes y celebridades que “invierten” su capital en países de baja o nula fiscalidad, lo que permite que el dinero regrese a sus bolsillos tal y como salió.

La investigación resulta de una filtración de más de 13.4 millones de documentos provenientes de dos despachos jurídicos —Appleby y Asiaciti Trust— que proveen servicios de offshore (con ventajas fiscales); así como de información de 19 registros societarios.

A este ejercicio se le ha identificado como el “círculo mágico”, ya que permite que los recursos se depositen en una entidad, que bien puede ser una empresa ficticia, en cuyos cimientos se mueve el dinero sin perder un solo centavo, para volver de nuevo a su propietario eludiendo el pago de impuestos en su país de origen.

“Nos encontramos claramente en el terreno del fallo jurídico”, indicó  Lucas Chancel, codirector del Laboratorio de Desigualdades Mundiales de la Paris School of Economics (PSE), y añadió que los hechos descritos en la investigación muestran sobre todo estrategias de “optimización fiscal”, situadas en zonas grises del derecho internacional.

“Los ‘Papeles de Panamá’ eran el escándalo de la ilegalidad”, señaló  Pascal Saint-Amans, director del Centro de Política y Administración Fiscales de la OCDE, a la emisora France Inter; pero con los “Papeles del Paraíso”, “estamos ante algo más refinado, más distinguido, más elaborado, con esquemas legales”.

La nueva gran develación ha cimbrado al mundo, especialmente a la Unión Europea (UE), que pidió la adopción de una lista negra de paraísos fiscales.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis, destacó que “casos como éste enfatizan la necesidad de que todos los Estados miembros se impliquen porque, después de todo, son todos los Estados miembros los que pierden sus ingresos fiscales”.

¿Qué son los servicios “offshore”?

Appleby y otros despachos jurídicos similares —como Mossack Fonseca— se dedican a crear entramados societarios complejos que le permiten a sus clientes ocultar su identidad, optimizar su situación fiscal o, incluso, evadir impuestos. Para eso, recurren a sociedades, “trusts” y fundaciones. Es decir, una sociedad offshore es cualquier entidad jurídica creada en un paraíso fiscal, pero cuya actividad —si la tiene— se realiza fuera de la jurisdicción en la que se registró. Puede destinarse a la compra de activos u operar cuentas bancarias en secreto.

¿Es ilegal utilizar una sociedad offshore?

Recurrir a una sociedad offshore o abrir una cuenta bancaria en un paraíso fiscal no es una actividad ilícita. Pero si el “beneficiario final” de esa operatoria no declara su dinero o cualquier otro activo a las autoridades tributarias de su país, puede incurrir en los delitos de evasión o lavado, entre otras figuras penales.

¿Qué diferencia hay entre “paradise papers” y “Panama papers”?

La investigación sobre la operatoria y los clientes de Mossack Fonseca permitió vislumbrar cómo funciona el mundo offshore por primera vez. Los “paradise papers” muestran cómo las grandes fortunas y multinacionales reducen o eluden sus impuestos, con la ayuda de abogados prestigiosos y la complicidad de las autoridades de 19 jurisdicciones que mantienen en secreto sus actividades.

Lewis Hamilton, cuádruple campeón de mundo de Fórmula 1, recurrió a una sociedad fantasma en la isla de Man para economizar el IVA por la compra de un jet privado. AP/Archivo

Crece la lista de implicados

Apple, Nike y el piloto de Fórmula Uno, Lewis Hamilton, se sumaron ayer a la lista de empresas y personalidades que figuran en los “Paradise papers” sobre prácticas de optimización fiscal a escala mundial.

Apple habría utilizado el paraíso fiscal británico de Jersey para continuar pagando pocos o ningún impuesto tras haber puesto fin a prácticas similares en Irlanda.

El fabricante de artículos deportivos Nike creó a su vez sociedades offshore en las Bermudas, a las cuales las filiales de la empresa debían pagarles centenares de millones de euros para poder utilizar los derechos de la marca.

Con esta maniobra, el grupo divulgó menores ganancias de las que tenía en realidad y pagó menos impuestos que lo que le correspondía.

Lewis Hamilton, cuádruple campeón de mundo de Fórmula 1, recurrió por su lado a una sociedad fantasma basada en la isla de Man para economizar el IVA por la compra de un jet privado de más de cuatro millones de euros.

Sin embargo, varias de las personalidades cuestionadas se defendieron ayer aludiendo a la legalidad de sus inversiones; mientras que en Moscú se han minimizado las revelaciones que intentan “generar emoción con confusas formulaciones”, según el jefe de la comisión de Exteriores del Consejo de la Federación (cámara alta), Konstantin Kosachev.

Vía: Informador

Share This