APUNTES DE UN LÍDER
Por: Eduardo Padilla Uranga

Especialmente durante las dificultades de cambio, los líderes deben extraer de todos los niveles de
la empresa los datos que se conviertan en información adecuada y sobre todo, oportuna y
completa, pues esta información se convertirá en la base de la toma de decisión.

Por lo volátil y efervescente de las circunstancias, la probabilidad de error en la toma de decisión
es alta y el líder lo sabe, teniendo presente esta posibilidad, se vuelve hábil para corregir el
camino, consiente que a él le toca tomar la decisión, “a todo líder se le paga para tomar decisiones,
aunque se equivoque”.

El líder entonces, debe tener el discernimiento para saber qué decisión tomar, cuándo tomarla y
tener el valor para tomarla y vivir las decisiones.

Tengamos siempre en cuenta esto: Producir cambios es 80% liderazgo (establecer direcciones,
alinear voluntades, motivar acciones, inspirar anhelos al personal) y 20% gerencia (planificación,
organización, presupuestos, análisis y soluciones de problemas).

Por desgracia muchas instituciones tienen esto invertido, buscan tener buenos gerentes en lugar
de tener buenos líderes. La buena noticia es que esto tiende a mejorar.

Los líderes están procurando transformar sus empresas, aunque en la mayoría de los casos más
cambios surgen antes de poder completar el proceso de transformación, es por esta razón que los
procesos de transformación deben establecerse en un clima de urgencia, para poder estar
preparados para los nuevos cambios que surjan.

Cada mejora debe establecer nuevos enfoques y estos se deben institucionalizar. Aunque los
líderes eficaces saben que los cambios significativos tardan años en consolidarse.
Simultáneamente, crean victorias a corto plazo y recuerdan de continuo al personal la necesidad
de una transformación urgente.

El líder, pues, debe transmitir una visión del futuro como si él mismo ya hubiera estado ahí.
Debemos mantenernos atentos en que nuestros aciertos no petrifiquen nuestra estrategia, y estar
siempre consientes de no caer en el conformismo y la complacencia, que son elementos que
siempre paralizan a las empresas. Tengamos siempre presente, que los cambios en el mercado,
modifican el entorno. La innovación da una ventaja competitiva, hasta que te copian o aun cuanto
te mejoran.

El objetivo no es diseñar un plan; sino generar un proceso de estrategia creativa que involucre a
toda la empresa, es decir, un proceso capaz de crear nuevas percepciones e iniciativas que se
puedan implementar, desarrollando una comprensión profunda de las capacidades de todos los
que forman parte de la empresa.

Sin duda el proceso debe ser interactivo y operar por medio de módulos interconectados cuya
función es desarrollar una comprensión profunda de las condiciones presentes y futuras de los
negocios en curso y previstos, así como las oportunidades que estos pueden generar. Los
resultados analizados servirán de guía en las decisiones operativas y estratégicas en todos los
niveles de la empresa.