El candidato republicano Donald Trump evitó comprometerse a aceptar el resultado de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre en Estados Unidos, alegando que estudiará la cuestión en su momento.

“Veré eso en el momento oportuno. Pero lo que he visto hasta ahora es muy malo”, dijo Donald Trump, quien en los últimos días ha insistido en sus discursos en que las elecciones están siendo “manipuladas” para garantizar la victoria de su rival demócrata Hillary Clinton.

En la visión de Donald Trump, uno de los problemas más graves son los medios: “la prensa es tan deshonesta y tan corrupta, y han envenenado la mente de los electores. Afortunadamente, pienso que los electores están viendo más allá”.

En tanto, Clinton dijo sentirse “horrorizada” de tener por delante un adversario en una campaña electoral que no cree en el sistema electoral.

Donald Trump “denigra y hunde nuestra democracia. Yo me siento horrorizada que alguien que es candidato por uno de los dos mayores partidos del país adopte una posición como ésta”, expresó Clinton en el en último debate presidencial en Las Vegas.

Agregó que “esa no es la forma en que nuestra democracia funciona”, y apuntó que los candidatos “hemos aceptado los resultados inclusive cuando no nos guste. Es lo que debemos esperar de cualquier que esté en este debate”.

El magnate neoyorquino alertó de que hay “millones de personas registradas para votar que no deberían estar registradas para votar”, al alimentar sus acusaciones de que las elecciones están amañadas en favor de Clinton.

Este rechazo de Donald Trump choca con las declaraciones de su candidato a vicepresidente, Mike Pence, que aseguró que tanto él como su jefe de filas “aceptarán el resultado de las elecciones y la voluntad del pueblo estadounidense”.

Su hija, Ivanka Trump, también afirmó que su padre “hará lo correcto” y se mostró confiada en que reconocerá la victoria de Clinton si sale derrotado de las urnas.

La demócrata, por su parte, criticó que Donald Trump, con sus continuas insinuaciones de que las elecciones están amañadas de antemano, “debilita la democracia” estadounidense.

El magnate neoyorquino también sugirió que las elecciones están manipuladas por el sesgo de los medios de comunicación.

Fuente: Agencias