Los viajes privados fuera de la Tierra serán posibles gracias a Mike Suffredini, un veterano de la NASA y ahora director de Axiom Space, la empresa que alimentará el espíritu viajero a los multimillonarios.

Philippe Starck es el diseñador francés que le ha dado vida al interior de las cabinas espaciales. Las paredes están forradas con una tela acolchada color crema y, con cientos de luces LED que brillan de diferentes colores según la hora del día y la ubicación de la estación espacial respecto de la Tierra.

Representación de la estación espacial de Axiom con el interior diseñado por Philippe Starck. Foto Axiom Space

Representación de la estación espacial de Axiom con el interior diseñado por Philippe Starck. Foto Axiom Space

Mike Suffredini y Philippe Starck dentro de la estación espaciañ. Foto The New York Times

Ocho días en el espacio, rodeado por diseños retrofuturistas, detalles en oro, pantallas para ver Netflix, vino, cocteles y por supuesto wifi, serán solo algunos de los beneficios que ofrecerá el servicio de la cápsula que llegará al espacio. Su diseño permitirá apreciar la inmensidad del cosmos y una vista panorámica de la Tierra gracias a una enorme cúpula con muros de cristal.   La estación de Axiom tiene capacidad para ocho pasajeros, incluido un astronauta profesional. El costo por persona será 55 millones de dólares por la aventura, que incluye quince semanas de capacitación; parte de esta se dará en el Centro Espacial Johnson de la NASA.

Hasta el momento se tienen registro de tres personas inscritas para la capacitación, la cual tiene un costo inicial de un millón de dólares.  La estación se inaugurará en 2022, Ssin embargo, Mike Suffredini asegura que desde el año 2020 podrá poner a los viajeros a volar.

Starck pretende que estas piezas de equipaje sean expandibles para que fungir como un clóset. Foto Axiom Space

Hasta el momento se tienen registro de tres personas inscritas para la capacitación, la cual tiene un costo inicial de un millón de dólares.  La estación se inaugurará en 2022, Ssin embargo, Mike Suffredini asegura que desde el año 2020 podrá poner a los viajeros a volar.