No se trata solamente de un café. Probar el Kopi Luwak también es un lujo. Su escasez, la dificultad en su recolección y elaboración convierten a este café en el más caro del mundo.

Lo que hace tan especial a este café  es el proceso que le da el sabor. Resulta que este café -que se produce mayoritariamente en Indonesia-, tiene como peculiaridad que se obtiene moliendo los granos de café extraídos de las deposiciones de un animal: la civeta, llamada Luwak en el idioma local.

luwak_coffee_01-600x396

El sabor es inigualable y dicen que se debe a las encimas digestivas de este animalito. El café tiene aromas delicados de flores, avellana y chocolate y se recomienda tomar como espresso sin endulzar para realmente captar su aroma y sabor.

El precio

El café de civeta o Kopi Luwak, es muy caro. Fundamentalmente porque se produce muy poca cantidad, aproximadamente un total de unos 500 kilos al año, lo que justifica, por su escasez, que tenga tan elevado precio.

Un kilo cuesta aproximadamente 18 mil pesos. Si lo quieres probar, lo puedes comprar en línea o en tu City Market más cercano. Tanto en Reino Unido como en Estados Unidos, se puede encontrar en algunos lugares muy exclusivos. Una taza de este café ronda los 75-90 dólares.

Kopi-Luwak

La civeta

En Indonesia, se descubrió que la civeta se alimenta prácticamente a base de bayas de café. Sus heces tienen una alta concentración de granos enteros ya que éstos no se digieren.La civeta es un animal con un aspecto entre el gato y el zorro, de carácter algo agresivo.

kopi_luwak__4155_620x413

Las civetas pertenecen a los vivérridos, un grupo de mamíferos carnívoros. Su hábitat preferido es la selva. Del hocico a la punta de la cola mide 1.3 metros y pesa poco más de tres kilogramos.

Parece ser que los luwak, tienen la habilidad de elegir los frutos del café cuando están en su mejor momento de madurez y así van comiendo solamente los que están en su punto. Para obtener los granos del mejor café, los indonesios mantienen a las civetas en cautividad en unas jaulas amplias, en las que ellas tienen acceso a las plantas, y así facilitan la recolección de sus deposiciones para obtener los granos.

kopi-luwak3

Proceso de obtención del café

Las encimas del aparato digestivo del luwak, interaccionan con el café, produciendo el efecto de eliminar una gran parte de su amargor, por lo que el café resulta bastante dulzón sin necesidad de añadirle azúcar, y mantiene un gran aroma y sabor a café intenso.

Las heces del animal contienen  granos de café aglutinados. Luego de lavar los granos, se pelan, se tuestan de forma artesanal, y finalmente se muele para obtener el café, listo para preparar en la cafetera.

SUMATRA, INDONESIA: TO GO WITH AFP STORY by JASON GUTIERREZ - This undated recent picture show a villager in Indonesian island of Sumatra picking up faeces of civet, used for expensive and gourmet coffee called ''kopi luwak.'' AFP PHOTO/Jean-Baptiste FAUVEL (Photo credit should read Jean-Baptiste FAUVEL/AFP/Getty Images)

En consecuencia, la higiene está garantizada, ya que el café se hace con el grano tostado y molido, tras haber sido pelado, y previamente lavado, por lo que no queda ningún resto desagradable ni desde luego ningún aroma ni residuo de origen animal.

La historia. Así comenzó todo

Había una vez, en Java, una cocinera llamada Nirvala. Su obligación era la de preparar la comida del amo Slamet, quien era célebre por su poca paciencia a la servidumbre.

Nirvala tenía clandestinamente una mascota: Batari a pesar de que Slamet prohibía tener animales en el palacio. El amo Slamet amaba el café, un cultivo que todavía no se producía en su reino. Recibía periódicamente sacos llenos con granos maduros.

Nirvala era la responsable de su cuidado. Cierta ocasión, entró con su animalito (una civeta) al sitio donde estaba el café para hacer el inventario. Mientras Nirvala contaba distraída, la civeta se terminó  todos los granos del café.

Al darse cuenta, Nirvala supo que su cabeza, y la de la civeta glotona, rodarían la mañana siguiente.Ya con luz del Sol, y entre lágrimas, Nirvala olió los efectos del atracón cafetero de Batari. Al limpiar los desechos, notó que los granos habían salido enteros. Los lavó, secó y molió. Sirvió la infusión.

Aquel trago fue eterno. La mueca nunca vista. —¡Es el cielo!– exclamó Slamet. —¿Cómo has hecho esta pócima que susurra dulzor y acalla la amargura? Nirvala aspiró. —Señor, poseo una civeta mágica que transforma los granos por las noches. Slamet nombró a Nirvala y a Batari como Cafeteras Reales. Ambas vivieron muy felices. Y Slamet fue cada día más tolerante.

Kopi-luwak