Ahorrar para tu retiro es una inversión, no un gasto, y si empiezas a hacerlo tendrás más posibilidades de alcanzar una pensión digna que garantice una vejez sin preocupaciones.

Tal vez creas que es demasiado pronto para pensar de qué vivirás cuando te retires, pero es mejor que lo vayas planeando.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población, el 74 por ciento de los  jóvenes que hoy están saliendo de las universidades dependerán económicamente de hijos o familiares cuando lleguen a los 65 años. Sólo el 10 por ciento tendrá independencia económica, de seguir la tendencia actual.

Es decir, seis de cada 10 mexicanos que actualmente tienen 25 años, dentro de 40 no contarán con una red financiera propia que les permita afrontar su vejez.

La encuesta Ahorro y futuro: cómo piensan los mexicanos, realizada por la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro, comprueba el dato al revelar que el 72 por ciento de los encuestados no cuenta con un plan para asegurar su retiro y sólo seis por ciento destina recursos para incrementar su ahorro.

Los datos son una alerta para resolver a tiempo el problema y quienes tienen el mejor escenario posible son justamente los jóvenes. ¿Por qué? Porque no es lo mismo empezar a ahorrar para tu retiro a los 25 que a los 45 años. Ahorrar para esa etapa es una inversión, no un gasto.

¿Cómo empezar?

Con un plan de retiro personal que puede sumarse o ser independiente a tu Afore. Recuerda que lo que hoy ahorras en tu Afore es un porcentaje muy bajo que no te alcanzará para cuando te retires.

Se recomienda que este plan personal tenga valores agregados, como seguro de vida y fideicomiso que asegure el producto; que la institución con la cual lo contrates esté regulada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y por la Comisión Nacional de Seguros y Finanzas (CNSF), y que cuentes con un asesor financiero que te ayude a encontrar el mejor plan para ti.

Vía: Banco BBVA