En la primera ronda de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no hubo una discusión concreta en el tema laboral, sin embargo, se trata de un tópico en el que Estados Unidos ha puesto énfasis y que puede ser un punto de quiebre si no hay acuerdos, advirtieron expertos.

Visas especiales y contratos colectivos supranacionales son algunos de los temas que podrían resultar complicados en las mesas de negociaciones.

“No hemos llegado a los puntos concretos de ese tema, que no es fácil, que puede ser uno de los puntos de quiebre si no llegamos a temas razonables y sensatos, porque igualar los salarios no es una opción, pero cumplir la legislación cada uno de los países sí es una opción”, afirmó Mónica Flores, presidenta de la American Chamber of Commerce México.

Tanto Canadá como México han dejado ver sus intenciones de revisar el programa de visas TN, lo que probablemente prenda las alertas de Estados Unidos.

Las visas TN son parte de un programa dentro del TLCAN que permite a ciudadanos calificados de Canadá y México trabajar temporalmente en Estados Unidos.

Sin nombrar este programa, México llamó a ampliar las categorías para la entrada temporal de personas de negocios, mejorar los tiempos, transparencia y procesos para su ingreso y buscar mecanismos innovadores de movilidad laboral.

“Eso sugiere que México quiere actualizar y expandir el programa de visas TN y eso será difícil en Estados Unidos. En Washington, las comisiones y el Congreso que tienen jurisdicción en temas migratorios han sugerido, generalmente, que los negociadores comerciales no deberían tocar nada que se relacione a la migración dentro del tratado”, dijo Christopher Wilson, experto en TLCAN y México del Wilson Center.

México tiene espacio y margen para demandar mayor igualdad a Estados Unidos en la implementación de este programa, consideró Tomás Muñoz, experto en migración de la UNAM.

“Los requisitos son muy duros y difíciles de cumplir y es por eso que (el programa) no funcionó y no está generando la cantidad de visas necesarias para este mercado integrado laboral”, comentó Muñoz.

Otro tema complicado será el de sindicatos, pues en Estados Unidos cabildean para que en el tratado se establezcan contratos colectivos supranacionales, pero expertos coincidieron en que ese tipo de contratos no son viables económicamente y que las leyes mexicanas y estadounidenses no los permiten.