El Número de Identificación Personal (NIP) es una serie de dígitos que te ayudan a realizar transacciones como compras, retiros en efectivo o consulta de saldo, por eso no tomes a la ligera esa combinación numérica.

En el caso de las cuentas bancarias, es común que tengas un NIP de cuatro dígitos, pero antes de que quieras anotarlo en cualquier parte, toma en cuenta los siguientes consejos para crear uno seguro y fácil de recordar, según la Condusef.

1.-Por ningún motivo utilices fechas de nacimiento, aniversarios de boda o números telefónicos, porque además de ser obvios, son datos que se pueden prestar para el robo de identidad.

2.-Elige una contraseña que sea fácil de recordar para ti, pero difícil de adivinar para otros.

3.-Aunque parezca más sencillo memorizar un sólo NIP que recordar diferentes claves o contraseñas, lo recomendable es que no tengas la misma para tus diferentes cuentas

4.-Una técnica que da buenos resultados es dividirlo en dos grupos de dos dígitos y tratarlo como si fuera un año. Imagina que conviertes 6590 en los años 1965 y 1990.

5.-Otra forma de crearlo es traducir una palabra breve en números, te puedes apoyar del teclado de tu celular.

4.-Piensa en diferentes combinaciones y lígalas con tus diferentes cuentas para no confundir contraseñas

5.-No guardes tu NIP. Haz un ejercicio de memoria, apréndete muy bien la clave y procura no escribir tu número en ningún lado, mucho menos en tu tarjeta.

Recuerda, no se lo digas a nadie. Aunque sean personas de tu entera confianza, por ningún motivo prestes tu tarjeta ni compartas el NIP de seguridad.

Vía: Capital Media