Distribuidos en 25 mesas de trabajo, aproximadamente 300 funcionarios de los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá iniciaron este viernes desde las 9 de la mañana la segunda ronda de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sin hacer declaraciones oficiales.

El proceso se realiza a puerta cerrada en un hotel de Polanco, cuyo personal de seguridad fue reforzado por un discreto operativo de elementos de la Gendarmería Nacional para impedir que personal ajeno a las negociaciones, así como unos 150 reporteros, fotógrafos y camarógrafos de medio centenar de medios nacionales e internacionales que fueron acreditados por la Secretaría de Economía, suban a los salones donde se concentraron los equipos negociadores.