James Comey, exdirector del Buró Federal de Investigaciones (FBI), afirmó ante el comité de inteligencia del Senado de Estados Unidos, que no tiene duda de que Rusia haya interferido en el sistema electoral de la Unión Americana.

Sin embargo, aclaró que ni el presidente, ni algún funcionario de la administración, le pidió en ningún momento cerrar su investigación sobre este caso, ni la relacionada con el exasesor de Seguridad Nacional, Mike Flynn, por sus contactos con funcionarios rusos.

De acuerdo con el exdirector del FBI, el gobierno de Rusia intervino en las elecciones, lo hicieron de manera intencional, sofisticada y esfuerzo técnico; asimismo, adelantó que la interferencia es una práctica a largo plazo y volverán a hacerlo.