El 10% de los mexicanos más pobres, es decir 12.3 millones de personas en 3.3 millones de hogares, sobrevi-ve con 25 pesos al día, en promedio, revelan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por el contrario, el 10% de las personas más ricas vive con un ingreso de 512 pesos diarios, en promedio, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016.

Los datos recabados indican que los hogares más ricos tienen un ingreso que es 21 veces el que corres-pondió a los más desfavorecidos.

La ENIGH también da cuenta que de los 941.8 mil millones de pesos que gastaron en total los hogares mexicanos durante 2016 en los principales bienes y servicios, 35% fue para el rubro de alimentos y bebidas.

Las carnes, con 23.3%; los cereales, con 17.9%, y las verduras, con 11.5%, fueron los rubros alimenticios de mayor consumo, en promedio.

En cambio, las familias destinan menos a los cuidados de la salud, apenas 2.7% de su ingreso total.

Por entidad federativa, la Ciudad de México fue la que registró el mayor gasto por hogar, con 43 mil 843 pesos trimestrales.

El menor gasto por hogar fue registrado en Chiapas, con 16 mil 171 pesos trimestrales. En materia de distribución, las familias en la capital del país destinan 32.4% del gasto total a los alimentos, mientras que en Chiapas se eroga 41.4% al mismo asunto. Persiste en el país la alta desigualdad.

El ingreso del 10% de los hogares más ricos es 21 veces el ingreso del 10% de los hogares más pobres, según Inegi.

Los 12.3 millones de mexicanos que corresponden al 10% más pobres del país, es decir el decil uno en la distribución del ingreso, sobreviven con 25 pesos diarios, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016, levantada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En contraste, los 12.3 millones de personas que están en el decil diez de la estructura del ingreso, es decir el 10% más rico, viven en promedio con 512 pesos cada día. Esta diferencia implicó que los hogares más ricos del país tengan un ingreso que es 21 veces al que perciben las familias más pobres de México.

La desigualdad también se observa por entidad federativa, puesto que el ingreso promedio por hogar en el estado más rico, que es Nuevo León, es cuatro veces el ingreso promedio por hogar en la entidad más pobre, que es Chiapas.

MAYOR PRECISIÓN

La ENIGH 2016 presenta una nueva serie histórica de los ingresos de los hogares, que obedece a acciones de mejora que realizó el Inegi en los operativos de campo, lo cual según el instituto, otorga más precisión en la medición. Julio Santaella, presidente de la Junta de Gobierno del Inegi, expuso ejemplos de las cosas que se mejora-ron para el levantamiento de 2016.

“Un ejemplo es cuando vamos a un hogar que nos reporta que no tiene ningún ingreso, pero resulta que consume sus alimentos con sus vecinos o consume los alimentos en algún comedor comunitario. En ese caso, ese consumo tiene que ser registrado como un ingreso, en particular como una transferencia”.

Añadió que otro ejemplo “son las inconsistencias entre ingresos y características sociodemográficas del hogar, es decir, si se está visitando un hogar en que el estrato socio económico no corresponde a los ingre-sos que nos están reportando”. Por último, destacó el caso en el que un estudiante tenía ingresos los fines de semana, hecho que había que registrar como percepción en el hogar.

Vía: Excélsior